202006.08
0
0

Cada día, son mas y mas las parejas que al divorciarse o separarse. Buscan asesoría legal, sobre la custodia o tenencia de las mascotas. Que ambos, pudiesen tener durante su unión.

Aunque, muchos ven a sus mascotas como un miembro mas de la familia. Lo cierto, es que al brindar la asesoría legal existente. Es del desagrado de muchos. Pues la ley no acoje estos sentimientos por lo animales.

Aquí expondremos algunas consideraciones legales que se deben tener en cuenta al momento de separarse en cuanto a las mascotas.

Definición legal de las mascotas

El Código Civil Español, expone textualmente que las mascotas son: «bienes muebles susceptibles de apropiación»

Esto, quiere decir que legalmente las mascotas son objetos de valor económico. Qué sea mueble. Significa que puede moverse. Y susceptible a apropiación significa que puedes: vender, comprar, donar o regalar a tu perro, gato o periquito.

Es por ello que el disfrute de tu mascota, después de una ruptura dependerá de como se determine la propiedad de este bien mueble (como lo indica la ley).

¿Quien se queda con mi mascota?

Solo el propietario de la mascota, podrá decidir sobre su destino. La ley, es muy especifica. No importa, los sentimientos que hayas desarrollado. O todo el tiempo que hayas dedicado a tu mascota. Si no es de tu propiedad. No habrá nada que puedas hacer, pues no es lo mismo, disfrute que propiedad.

Los regímenes de visitas o custodias compartidas, no se aplican a las mascotas como con los hijos. La ley ve a tu mascota como un bien, donde lo que importa es si es tuyo o no.

Por lo tanto, lo difícil de estas situaciones e determinar quién es el propietario en caso de que no sea posible demostrarlo.

¿Cómo sabemos quien es el dueño?

Al igual que con cualquier bien adquirido durante un matrimonio. La mascota se presumirá de ambos. A menos que pueda comprobarse que fue adquirido antes de dicha unión. En este caso, será de quien lo haya tenido antes.

¿Qué pasa cuando la mascota se determina de ambos?

Lo ideal, será siempre llegar a un acuerdo. Pues en el juzgado. Solo importará la propiedad de la mascota como bien. Por lo que sin importar el bien de ella. Como sus lazos afectivos. Es probable que se quede con él, quien tenga una mayor capacidad económica para su cuidado. Esto, en el caso de que legalmente se haya ya determinado la co-propiedad del animal.

Desgraciadamente, la ley solo se encargará de comprobar que tu mascota se quede con su legítimo dueño y en caso de que sea de ambos. Podrá quedarse con él quien demuestre ser mas apto para su cuidado.

Imagen cortesía de freepik (www.freepik.es), todos los derechos reservados.

¿Tienes dudas sobre este tema?

Envíanos todas las preguntas que tengas y un especialista se pondrá en contacto contigo para asesorarte.


He leido y acepto la política de privacidad

Dejar un comentario

Tu email nunca será publicado. Campos obligartorios. *