202016.09
0
0

Declararse insolvente o estar en estado de insolvencia se presenta cuando un deudor (alguien que ha adquirido una deuda) no puede pagarla. La Ley Concursal lo define en su artículo 2.2 cómo: “Se encuentra en estado de insolvencia el deudor que no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigible”

Ya que dicho concepto no nos aporta mucho más acerca de razones, tiempos, plazos y que sucede cuando esto ocurre. La jurisprudencia es la encargada de determinar si un pago no se da de forma regular o generalizada. Por lo cual puede determinar o clasificar la insolvencia de 3 maneras que veremos a continuación.

Tipos de insolvencia

Insolvencia inminente:

Este tipo de insolvencia es el estado en el que se puede prever una situación futura. En la cual el deudor no cuenta con la liquidez o el crédito necesario para cumplir con sus obligaciones o no, en el tiempo que corresponde. Al ser una situación que no ha pasado, puede variar y varía según cada caso las medidas a tomar.

Insolvencia actual:

Esta es la propia definición de insolvencia. Es la que encontramos en la ley y esta es el primer requisito que se exige para un concurso de acreedores.

Esta para que sea debidamente acreditada por el juez del concurso debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Imposibilidad de cumplir con las obligaciones.
  • Que las obligaciones sean exigibles.
  • Que el incumplimiento sea regular.

Insolvencia cualificada:

Lo particular de este estado de insolvencia, es que sea causado por hechos externos graves y que además sean concurrentes. Lo que lleva al deudor a no tener como cumplir con sus obligaciones y muy probablemente tampoco pueda hacerlo en un futuro cercano. Estos hechos pueden ser:

  • Embargos que afecten altamente el patrimonio.
  • Sobreseimiento en el pago de las obligaciones.
  • Alzamiento.
  • Liquidación ruinosa de los bienes.
  • Incumplimiento de obligaciones laborales y tributarias en los últimos  3 meses.

En caso de presentarse esta insolvencia la solicitud del concurso de acreedores la puede presentar el acreedor y no el deudor.

Imagen cortesía de Freepik (www.freepik.es), todos los derechos reservados.

¿Tienes dudas sobre este tema?

Envíanos todas las preguntas que tengas y un especialista se pondrá en contacto contigo para asesorarte.


He leido y acepto la política de privacidad

Dejar un comentario

Tu email nunca será publicado. Campos obligartorios. *